Just another WordPress.com site

HISTORIA DE LOS DEPORTES EXTREMOS

“INDIVIDUOS EXTRAVAGANTES, SIN MIEDO AL PELIGRO, QUE NO DEPENDEN DE RECOMPENSAS, EXCITABLES Y IMPULSIVOS”

Definimos con esta frase a los individuos que realizan los llamados DEPORTES EXTREMOS, deportes que se definen cómo disciplinas de alto riesgo realizadas al aire libre; es decir en plena Naturaleza. Allí los practicantes únicamente desean someterse a situaciones de peligro extremo. Con ella buscan una liberación psíquica y física, a lo que les proporciona una profunda sensación de placer. Las difíciles condiciones ambientales presentes en la naturaleza se convierten en juez, rival, incluso en protagonista de la acción.

Dichos deportes se caracterizan por ser disciplinas deportivas en las que los participantes tienen que someterse a una serie de retos los cuales los imponen otros jugadores o hasta el mismo campo.

Hay muchos deportes extremos que se practican sin necesidad  de tener algún estadio, o pista necesaria. En estos deportes se vive mucho la adrenalina y por eso es que se caracterizan, son deportes en los que a toda hora el participante esta lleno de adrenalina, en un 100%, pero la pregunta surge: ¿quien seria el loco para lanzarse a 10.000 pies de altura o girar en 360 grados solo con una patineta?. A esto respondemos con estudios científicos recientes, los cuales indican que dichos individuos que practican estos deportes están predispuestos genéticamente e incluso poseen genes distintos a los de gente como nosotros.

Test realizados a estas personas  en los cuales se median 4 rasgos de personalidad: búsqueda de novedad, persistencia, dependencia a la recompensa y no evitación del daño, indicaron que todos ello poseían la versión larga del gen llamado D4DR ubicado en el cromosoma 11, el mas lago del ser humano, el cual tiene relación con el sistema límbico y la corteza cerebral, quienes se encargan de las emociones fuertes y las sensaciones de placer en el organismo humano; lo que indica que el poseer la versión de dicho gen nos predispondría a realizar deportes de alto riesgo.

Estos impulsivos del deporte poseen la llamada “novelty seeking” o buscadores de emoción en sus respectivas personalidades. Les gusta explorar y descubrir, livianos de temperamento, inconstantes, desordenados, extravertidos y con muchas emociones positivas.

Es conveniente destacar que conjuntamente a la presencia del gen D4DR, también existe la dopamina, quien influye en regiones del cerebro relacionadas con la sensación de placer, búsqueda de novedad, etc. Ella determina a los individuos la búsqueda de sensaciones llenas de adrenalina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s