Just another WordPress.com site

Esquí Extremo

El esquí extremo ha sufrido en la última década un profundo cambio. De ser una disciplina que consistía en adentrarse en la hostilidad de la naturaleza para descubrirla y ponía a prueba los límites humanos, se transformó en un estilo de saltos de gran peligrosidad, inverosímiles, circenses podría decirse; realizados en un camino que traza el propio esquiador al bajar una montaña sin seguir pistas.

El interés por descubrir e investigar que perseguía el esquí extremo en el pasado ha quedado de lado, dejando lugar a las acrobacias atléticas y el afán de competir.

La nueva modalidad puede ser practicada por cualquiera que posea conocimientos técnicos, excelente estado físico y la actitud mental necesaria.

La actitud mental es la condición principal que se necesita para practicar el esquí al extremo. Ésta es necesaria para aceptar los desafíos y no distraerse cuando el peligro se presenta.
Poseer esta actitud no significará ignorar el peligro, sino, conocerlo y vivirlo sin pensar en las consecuencias que puede acarrear, porque cuando estamos en la pendiente no hay vuelta atrás.
Un aspecto clave de la actitud mental es que a medida que se progresa en el nivel se irán aceptando retos de mayor dificultad, pero con ellos cambiará la naturaleza de los pensamientos negativos. Es fundamental estar preparado cuando ellos aparezcan.

La condición física es el otro aspecto fundamental para que se pueda cumplir la práctica deportiva. En este caso se requiere una excelente relación peso/potencia y una capacidad muscular óptima. La fuerza de piernas es un aspecto condicionante para poder practicar este deporte.

La técnica en el esquí extremo no tiene una gran ciencia detrás, aquí es necesario contar con un gran sentido común, conocer todo sobre la montaña (tipos de nieve, meteorología, etc.) y no permitir que el pensamiento inadecuado nos domine; en base a eso aplicamos la técnica.

Pero el esquí extremo no consiste únicamente en el descenso desde picos nevados con una inclinación considerable, terreno abrupto y alturas que alcanzan los 4.000mt, también suma la escalada como parte de la actividad. Por consiguiente, el equipo necesario incluye elementos de esta disciplina. También se utilizan helicópteros para evitar la escalada.

El principal problema con el que se topan los esquiadores extremos es que el terreno no está limpio y, por ende, deben priorizar la seguridad por sobre la velocidad de descenso.

Si quieres comenzar a practicar esquí extremo debes hacerlo con seriedad, practicar con periodicidad con el único fin de mejorar la técnica y alcanzar el máximo exigible de tu cuerpo.

Record de esquí extremo

Axel Naglich y Peter Ressmann, austriacos, lograron en agosto de 2007 descender la pendiente más larga del mundo, el Mount St. Elias en Alaska.

Nadie había logrado antes descender sus 5.489 metros que desembocan directamente al nivel del mar sobre una línea de alrededor de 20 Km. desde la cumbre hasta el mar.

Naglich y Ressmann fueron la 13ª expedición en intentarlo y tras 11 días de ascensión y 3 de descenso lograron lo que nadie antes.
La expedición no brindaba margen de error en su descenso por las laderas de gran pendiente (alcanzaban los 60º), infinitas grietas glaciares y el constante peligro de desprendimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s